El Galeón, un barco que apareció a mediados del siglo XV


El galeón fue un tipo de embarcación muy importante durante la época del Renacimiento, cuando los conocimientos fueron liberados por la iglesia católica. Fue un barco que apareció a mediados del siglo XV como medio de transporte.

Para el siglo XV las embarcaciones existentes no cumplían con las expectativas necesarias por lo que los astilleros comenzaron a desarrollar tecnologías que pudieran proveer un mejor medio de transporte.

En España, los galeones fueron creados con la finalidad de transportar no sólo a una gran cantidad de personas, sino que también podría transportar grandes cargamentos.

Durante tres siglos continuos, los galeones fueron el principal medio de transporte que llevaba a los exploradores a sus grandes expediciones.

El barco de la antigüedad que no podía pasar desapercibido durante su época

Los galeones de la época eran los grandes protagonistas de aquellos viajes de descubrimiento que eran realizados entre el siglo XV y el XVII. Un barco que apareció a mediados del siglo XV se convirtió en un medio para trasladarse muy importante.

En la España de esa época, los galeones trasladaban grandes cargamentos en su estructura de madera alargada.

Debido a sus grandes dimensiones, esta embarcación era considerada como una maravilla del mundo de la arquitectura.

Con tres cubiertas disponibles para cualquier cargamento, los galeones alcanzaban hasta 500 toneladas en peso.

Sin embargo, se ha confirmado que después de eso los galeones llegaron a pesar hasta 1000 toneladas cada uno.

Por supuesto, para finales el siglo XVII las tecnologías avanzaron dejando atrás a la estructura de artillería de los galeones.

Sin embargo, son embarcaciones con una gran historia y fueron por casi trescientos años, el puente para los descubrimientos de tierra en el mundo.

Son muchas las exposiciones realizadas en esa época mediante un galeón que conllevó a descubrir tierras que no estaban habitadas.

Además, como medio de transporte principal, era la mejor opción para el traslado de cargamento pesado.

El verdadero reto detrás de estas embarcaciones no era su construcción, sino su navegación en el mar.

Esto se debía a su gran peso y lo difícil que podía resultar moverlo, por lo que se diseñaron grandes velas encargadas de aprovechar todo el viento posible.

A pesar de que eran embarcaciones lentas por las tres velas de gran tamaño, esto no limitó los viajes que fueron realizados a través de un barco que apareció a mediados del siglo XV. Logrando así, marcar la historia.